Caso Ronaldinho, privado de su libertad en Paraguay (cont.)

0
220
Abogado Omar Nayar
Abogado Omar Nayar

Como habíamos analizado en un artículo anterior, el astro del fútbol mundial, Ronaldinho, fue imputado y privado de su libertad ilegalmente por funcionarios del Estado paraguayo; porque decíamos que el mismo desplegó una conducta, que en el análisis subjetivo de la tipicidad de la estructura de la teoría del delito, no se adecua a los requerimientos del modelo de conducta descripto en el delito de uso de documentos públicos de contenido falso, establecido en el Art. 252 del Código Penal Paraguayo.
En ese mismo sentido, según los principios rectores del Derecho Penal, es menester afirmar, que una persona solo puede ser imputada por la comisión de un hecho punible cuando su conducta cumple con todos los requisitos objetivos y subjetivos que la ley exige para la configuración del tipo legal (principio de subsunción).
Todo ello está en consonancia con el principio de legalidad, consagrado en el Art. 1 del Código Penal Paraguayo. Su observancia por parte de la autoridades, es lo que nos ayudará a llegar a ser, algún día, un Estado con seguridad jurídica para todos, los connacionales y extranjeros, para los que viven o están de paso por el territorio nacional.
También habíamos señalado que el tipo legal de uso de documento público de contenido falso, tiene el requisito subjetivo con relación al agente (la persona sospecha de la comisión de un hecho punible) de tener la voluntad o intención de engañar. Ronaldinho no tuvo la intención de engañar, no se hizo pasar por otra persona. Por lo que no se configura el tipo legal y no se le puede atribuir la comisión del mismo.
Portar documentos públicos de contenido falso no es un delito en el código penal.
Lo mismo sucede con los hechos punibles contra la autenticidad de monedas y valores. Por ejemplo, el Art. 263 del Código Penal Paraguayo castiga la producción de moneda no auténtica, pero para imputar la omisión del mismo a una persona la conducta desplegada por el agente se debe adecuar o subsumir al modelo de conducta descrito en el artículo mencionado.
Es así que el artículo establece lo siguiente: «El que con la intención de ponerla en circulación como auténtica o de posibilitarlo, produjera moneda no auténtica………..» Sigue diciendo: «… la adquiriera con dicha intención o pusiera en circulación moneda no auténtica como auténtica, que él haya producido, adquirido………….»
Como se puede apreciar el tipo penal transcrito tiene un requisito objetivo y subjetivo y para que podamos hablar de tipicidad o de una conducta con relevancia penal se tienen que cumplir con ambos requisitos. Esto también tiene que ver con el Principio de Fragmentabilidad del Derecho Penal, no cualquier conducta tiene relevancia penal, solo es objeto de la persecución penal las establecidas en la ley.
Consecuentemente, es demencial procesar por ejemplo a una persona que comercializa con juegos de mesa, que entre sus componentes de juego estén unos billetes falsos, ya que la intención de los que venden estos juegos no es poner en circulación billetes falsos para engañar al público en el mercado, sino vender entretenimiento.
Sería terrible imputar a las personas que usan estos juegos de mesa, que cuentan con billetes falsos, ya que los mismos no tienen la intención de ponerlos en circulación en el mercado, comprar o vender, utilizando estos billetes falsos, su intención es solo entretenerse en grupo de amigos o familia.
Resultaría una fatalidad imputar a un coleccionista de monedas falsas, réplicas de billetes, ya que él mismo no los tiene con la intención de ponerla en circulación en el mercado para engañar al público, como lo exige el tipicidad subjetiva del tipo penal que ahora analizamos.
Con el criterio erróneo que maneja la fiscalía en el caso Ronaldinho, los coleccionistas de pinturas falsas o réplicas deberían ser imputados o los propietarios de galerías de arte que vendan réplicas de pinturas de pintores famosos.
Mientras los coleccionistas o los propietarios de galerías de arte que tienen pinturas falsas o réplicas no ofrezcan al público dichas pinturas como auténticas, no se configura el delito de estafa, ya que en el tipo penal de estafa se requiere la tipicidad subjetiva que es la intención de engañar.
Lo mismo ocurre en el caso de Ronadinho, la fiscalía está muy errada, no se lo puede imputar por utilizar documento público de contenido falso, ya que nunca tuvo la intención de engañar y la tenencia o portación de documentos públicos de contenido falso no constituye un hecho punible, así como por los demás motivos que ya los expuse en el artículo anterior.

Privación de libertad (arresto domiciliario)

Como es habitual el Ministerio Público con la complacencia de los juzgados de garantías afirman que existe peligro de fuga o de obstrucción de la investigación sin señalar los hechos anteriores a la comisión del hecho punible o actos posteriores del imputado que den cuenta de su intención de no someterse al proceso penal, ni el acto concreto de investigación que el imputado tiene la capacidad de obstruir o entorpecer.
Es menester señalar que son tres los requisitos que necesariamente deben cumplirse en conjunto, no por separado, para aplicar la prisión preventiva o otro tipo de medida privativa de libertad al encausado. En el caso se Ronaldinho no se da ni en conjunto, ni por separado.
Resulta jocoso cuando sabemos que a narcotraficantes peligrosos, a criminales con antecedentes o en esta pandemia a miserables asesinos ladrones de tapabocas, respiradores automáticos, que hacen negociados a costa de la vida de millones de compatriotas son beneficiados con arresto domiciliario, con imposición de cauciones confianzas reales de montos irrisorios con relación al perjuicio causado, como es el caso del supuesto criminal de tapabocas y respiradores automáticos, exdirector se la Dinac, a quien se le aceptó la ridícula suma de 120 millones de guaraníes, unos 19.000 dólares estadounidenses.
Sin embargo, los paladines de la justicia, en el caso del astro del fútbol mundial, Ronaldinho, sin antecedentes, de una vida prolífica, dedicada al deporte y siendo un ejemplo para el mundo, no solo le arman un proceso penal ilegal, sino que además para que cambie de reclusorio a la habitación de un hotel, debiendo estar libre, le solicitan la exorbitante suma de 1.600.000 dólares.

Rehén del Estado paraguayo

Hace unos días escuchábamos por los medios de prensa, según trascendidos desde el Ministerio Público, que Ronaldinho podría ser liberado si aparece la señora Dalia López, prófuga de la justicia.
O sea que están tratando de obligar a Dalia López a someterse al proceso penal, utilizando la privación de libertad ilegal de Ronaldinho, tomándolo de rehén, peatones de verdad insólito.
Es una locura someter a una persona a un proceso penal, entre otras cosas, para obligar a otra persona a someterse al proceso penal en el cual está encausada.
También escuchamos que la fiscalía cree que Ronaldinho está implicado en un esquema de lavado de dinero, en el que supuestamente Dalia López es la cabeza; pero, sin embargo lo retienen por otro supuesto delito.
Es una verdadera pesadilla, ¡no le pueden privar de su libertad a Ronaldnho por el solo hecho de creer que él es parte de algo que no tiene ningún indicio siquiera de su participación!
Privación ilegal de libertad, toma de rehenes, delito y crimen cometidos por los propios funcionarios del Estado para llevar adelante un proceso penal contra una tercera persona.
No pudieron elegir mejor a su víctima (para que todo el planeta se entere cómo se maneja la justicia en el Paraguay), saliendo sorteado uno de los astros del fútbol mundial más querido y de una conducta excelente adentro y fuera de la cancha.