Caso Ronaldinho, privado de su libertad en Paraguay

0
470

 

Abogado Omar Nayar
Abogado Omar Nayar

Ronaldinho ingresó al Paraguay en razón a un convenio o contrato con una entidad sin fines de lucro denominada Fraternidad Angelical, propiedad de la hasta ahora desconocida, para el público en general en Paraguay, una mujer, quien se identifica con el nombre de Dalia López.

Antes del caso Ronaldinho, esta fundación y su propietaria, no tenían ninguna relevancia social conocida o fama.

Para seguir con el relato de hechos y análisis jurídico, hay que contextualizar la coyuntura política en la que Ronaldinho vino a parar en un Paraguay secuestrado por el narcotráfico y los lavadores de dinero, quienes no solo manejan la justicia, sino que en esta última década, decidieron, ellos, los mafiosos, ocupar cargos como senadores, diputados, gobernadores etc.., desde donde manejan los hilos del poder público y de los poderes fácticos, ya que también manejan el mercado a su antojo y a los medios de comunicación social en general.

El partido político dominante en el Paraguay sigue siendo la A.N.R. (Asociación Nacional Republicana, Partido Colorado), dentro de este partido hay dos movimientos políticos de relevancia en la actualidad. Honor Colorado, cuyo líder es Horacio Cartes, expresidente de la República, cuyo candidato perdió las internas del Partido contra el candidato del movimiento denominado Colorado Añetete, cuyo líder es el actual Presidente de la República Mario Abdo Benítez.

La pelea y ataques entre estas dos fuerzas políticas no terminaron, constantemente buscan dañarse o exponer al público la conducta delictual de algunos de sus miembros. Porque en cada bando, según los procesos penales abiertos a muchos de ellos, existen personas comprometidas con el narcotráfico, lavado de dinero etc….

Dalia López, la propietaria de la fundación Fraternidad Angelical, quien supuestamente habría contactado con los representantes de Ronaldinho para contratarlo para hacer algunas presentaciones de apoyo en eventos de caridad y beneficencia, supuestamente está vinculada con los políticos paraguayos, y ahora, después del caso Ronaldinho, fue procesada por los supuestos hechos punibles de evasión impositiva, lavado de dinero, que supuestamente los perpetraba a través de otras empresas en las que también tiene participación.

La fundación Fraternidad Angelical fue legal y totalmente habilitada por el gobierno del Paraguay, mediante decreto del Poder Ejecutivo de fecha 26 de diciembre de 2019, o sea, con la firma del presidente de la República Mario Abdo Benítez.

Lo insólito y contradictorio del caso, es que una dependencia del Ministerio de Hacienda del Paraguay, la Secretaria de Estado de Tributación, confirmó que la responsable de la fundación Fraternidad Angelical está siendo investigada por evasión o lavado de dinero, desde el mes de septiembre de 2019.

Entonces, la pregunta obligada, ¿cómo es que el presidente de la República habilitó una fundación cuya representante estaba siendo investigada por evasión impositiva y lavado de dinero por la cartera del Ministerio de Hacienda dependiente del Poder Ejecutivo?

¿Qué tiene que ver Ronaldinho con este error del presidente de la República y su ministro de Hacienda?

Otra cuestión, es importante aclarar que solo la fiscalía, el Ministerio Público, es el titular de la acción penal pública, por lo que la Secretaría de Estado de Tributación no tiene facultad para iniciar investigación por los hechos punibles de evasión de impuestos y lavado se dinero. Es decir, la representante de la Fundación Fraternidad no fue investigada por los delitos mencionados antes que esto salga a la luz pública con el caso Ronaldinho.

Ronaldinho es un referente del fútbol mundial, solo entró al Paraguay para participar en unos eventos benéficos y nada tiene que ver con los errores del Gobierno a la hora de habilitar fundaciones, cuyos representantes sean presuntos delincuentes.

Situación Jurídica de Ronaldinho

En cuanto al fondo

El Paraguay ha suscrito, ratificado y canjeado todos los tratados, acuerdos y convenios internacionales sobre derechos humanos; de hecho, su Constitución Nacional y su código penal y procesal penal son uno de los más modernos y garantistas del planeta. El problema radica en la corrupción imperante en los operadores de justicia.

La Constitución del Paraguay establece que la privación de libertad de las personas es excepcional, solo se aplicará cuando sea indispensable. Esto tiene su concordancia y correlato con lo establecido en el código procesal penal con relación a la prisión preventiva.

Aquí hay que señalar algo importante, antes de seguir, que en el Paraguay todos los ciudadanos, en puridad, están en una situación de libertad condicional, por la mala práctica de los policías, fiscales y jueces de garantías. La libertad es un gran negociado en Paraguay.

En Paraguay por más que esté consagrada la presunción de inocencia y la carga de la prueba esté en el Ministerio Público, cualquier ciudadano o no ciudadano, comienza un proceso siendo tratado y considerado culpable y esta práctica es apoyada por los medios masivos de comunicación.

Cuando alguna persona tiene la bendición que le asista un abogado honesto y fiscales o jueces honestos, la absolución del mismo no es noticia destacada en los medios de prensa. Con el agravante de que en la Constitución del Paraguay solo está prevista la posibilidad de indemnización en caso de condena por error judicial y no por ser sometido a un proceso por error judicial.

Y según la interpretación errónea de la Corte Suprema de Justicia solo puede solicitar la indemnización la persona condenada por error judicial y posteriormente absuelta por inocencia, no por el beneficio de la duda.

En esas condiciones de inseguridad jurídica los bandidos operadores del sistema penal paraguayo andan a sus anchas, sin temor a ser castigados por sus arbitrariedades.

En el relato de hechos que hace Ronaldinho ante el Ministerio Público, de lo que se dio a conocer por los medios de comunicación, es que los intermediarios o gestores entre la fundación Fraternidad Angelical y los representantes de Ronaldinho, entregaron en gentileza a estos últimos, pasaporte y cédula de identidad paraguayos para Ronaldinho.

Es menester aclarar que para el tránsito de personas de ciudadanos de países miembros del Mercosur, del cual Paraguay y Brasil son miembros fundadores, no es necesario tener pasaporte ni cédula de identidad del país al cual se quiere ingresar, siendo suficiente la cédula de identidad civil del país de origen. Ronaldinho estaba munido de su documento de identidad civil de su país de origen, Brasil.

Otra cuestión que hay que aclarar es que tanto en el documento de identidad brasileño, expedido legalmente por el Brasil, y los documentos paraguayos de contenido falso, que portaba la comitiva de Ronaldinho, la identidad no varía, en todos los documentos está la foto de Ronaldinho y los datos correctos, en cuanto al nombre y apellido y otros datos.

La persona que ingresó al Paraguay fue Ronaldinho y no otro. Entonces Ronaldinho no tenía planeado ni intentó engañar a nadie.

El Ministerio Público de Paraguay imputó a Ronaldinho por la supuesta comisión del hecho punible de Uso de documento Público de contenido Falso, cuya pena, tomando en cuenta el tipo base o simple, es de hasta 5 años de privación de libertad o multa.

El tipo legal por el cual el Ministerio Público imputó a Ronaldinho, reza: «El que con la intención de inducir al error utilizará un documento o archivo de datos de los señalados en el Art. 250 del Código Penal».

Hace referencia a otro artículo del Código Penal Paraguayo donde está descrito el tipo legal de producción inmediata de documentos públicos de contenido falso, donde establece la pena descrita más arriba.

Aquí nos encontramos con una falta en la técnica legislativa, que pretendiendo ser una ley penal en blanco, no cumple los requisitos de la misma, violando el principio de legalidad y taxatividad, teniendo el legislador la obligación de establecer la conducta y la pena en el mismo artículo. Y solo cuando sea imprescindible remitir o complementar la conducta reprobada con las disposiciones de otra ley u otro artículo, que por la especialidad de la materia no pueda ser abordado por el derecho penal, solo en dicha condiciones es dable utilizar dicha técnica.

Para analizar un tipo penal lo debemos hacer desde un punto de vista objetivo y también subjetivo. En este caso el tipo penal requiere de la acción externa objetiva «usar un documento público de contenido falso», cuestión que en la conducta desplegada por Ronaldinho se da y se adecua perfectamente, se subsume al tipo legal, o sea la tipicidad objetiva se cumple.

Para que se le pueda imputar a Ronaldinho el delito de uso de documento público de contenido falso, es necesario que se cumpla otro requisito que es la «intención de inducir al error». En este sentido estamos hablando del aspecto subjetivo tipicidad subjetiva, que en el caso de Ronaldinho no se da, ya que la intención del mismo no es hacerse pasar por otra persona para ingresar a territorio paraguayo, y dan cuenta de esa afirmación el contenido de los documentos públicos de contenido falso portados por Ronaldinho, los datos y la fotografía que se corresponden con su persona.

Además de ello, estaba portando su documento de identidad civil brasileño que también avala su identidad, el cual es suficiente para su ingreso al territorio paraguayo y no necesitaba pasaporte para el efecto.

Por lo que en este caso hay ausencia de dolo y en la teoría del delito, que en nuestro caso, el código penal paraguayo está adscrito a la teoría final de la acción, no se puede colegir la existencia de la conducta típica por lo que el delito de uso de documento público de contenido falso no existió en el caso de Ronaldinho.

Analizando

Otra conducta desplegada por Ronaldinho, como la portación de documentos públicos de contenido falso, el cual sí se dio en este caso, puedo decir que por el principio se legalidad todas las conductas consideradas delictivas deben estar establecidas en la ley. Y en ese sentido, la portación de documentos públicos de contendido falso no es un hecho punible en el Paraguay, por no estar en el catálogo de hechos punibles del código penal paraguayo, ni en otra ley, por lo que Ronaldinho no cometió delito alguno en territorio paraguayo.

Lo que corresponde en este caso es desvincular a Ronaldinho de este proceso penal y seguir contra los verdaderos responsables en cuanto a otros hechos punibles que son la producción mediata e inmediato de documentos públicos de contenido falso.

En cuanto a la cuestión formal

En el Código Penal Paraguayo los hechos punibles se clasifican en crímenes y delitos, dependiendo de que la pena privativa de libertad sea de hasta 5 años o más de 5 años. En el caso de Ronaldinho estamos ante la supuesta comisión de un delito porque la pena privativa de libertad en el tipo base es de hasta 5 años. Cuando hablamos de tipo base o simple, es así, porque la regla para determinar esta clasificación, es la no consideración de conductas agravantes o atenuantes previstas en el tipo legal.

¿Por qué es importante esto? Es relevante a la hora de que el juez de garantías resuelva aplicar prisión preventiva o dar la posibilidad de seguir el proceso en libertad.

Ya habíamos dicho que la Constitución del Paraguay y el Pacto San José de Costa Rica, al Paraguay está adscrito, establecen que la libertad es lo ordinario y la privación de la libertad es la excepción. O sea que el juez siempre tiene que estar por la libertad, salvo caso de que el procesado no quiera someterse al proceso, no tenga arraigo y tenga la intención y la capacidad de entorpecer la investigación fiscal dañando pruebas etc.

Esto tiene su correlato y concordancia con el Código Procesal Penal Paraguayo y establece como requisito para aplicar la prisión preventiva a un procesado que en cuya conducta, intención y capacidad se den esos requisitos en forma conjunta.

Como habíamos mencionado, en el Paraguay la libertad es un negociado, y el derecho penal, mal interpretado, es el instrumento para que los corruptos recauden, y es a su vez, una herramienta eficaz, para perseguir a enemigos políticos, enemigos comerciales y demás deudos, haciendo de la inseguridad jurídica la reina en todo el territorio Paraguayo.
Originariamente el Art. 245 del Código Procesal Penal fue diseñado en consonancia con los principios garantistas a los que el Paraguay se había comprometido a cumplir con relación a los derechos humanos.

En dicho artículo, como debe ser, se dio al juez penal de garantías la discrecionalidad de decidir, independientemente, que se trate de un delito o crimen el objeto del proceso penal, aplicar medidas alternativas a la prisión preventiva, como la libertad con reglas de conducta por ejemplo u otras que sean idóneas y suficientes para que el procesado siga ligado o sometido al proceso penal, como la libertad ambulatoria, o con una prisión domiciliaria, en los caos más extremos.

Posteriormente, por presión de la prensa y otros sectores interesados e ignorantes de la criminología y del derecho penal, lograron cambiar el mencionado artículo, vedando al juez penal de garantías otorgar medidas alternativas en caso de que el objeto del proceso sea un crimen.

Las cárceles colapsaron y no tuvieron alternativa que devolverle su sentido original al Art. 245 del código procesal penal. Entonces el negociado está resentido y buscan oportunidades como ésta para recaudar.

En el caso de Ronaldinho es fácil ver que no se cumple con los requisitos para aplicar una prisión preventiva como lo hicieron.

Si vamos al deber ser, Ronaldinho no debió ser imputado por las razones esgrimidas en la explicación referente al fondo de la cuestión.

Pero ante la imputación consumada, deberían al menos beneficiarlo con medidas alternativas a la prisión preventiva, con una caución real y que se presente al juzgado cada dos meses a firmar un libro de comparecencia y que Ronaldinho siga con sus actividades normales.

RONALDINHO siempre se sometió al proceso, ya que recordemos que él no fue detenido en Migraciones sino en su cuarto de hotel, no tiene la posibilidad de obstruir o perjudicar la investigación fiscal.

El único requisito que se presenta para la prisión preventiva es la falta de arraigo, por ser extranjero no residente, pero recordemos que el código procesal penal establece que todos los requisitos para la prisión preventiva deben cumplirse en forma conjunta y en su caso no se dan de esa forma.

Las autoridades del Paraguay imputaron a Ronadinho y lo privaron de su libertad en forma groseramente arbitraria.

Queriendo mostrar ser un Estado serio e implacable con los extranjeros visitantes y para mostrar al Brasil que también podemos procesar penalmente a sus ciudadanos, lo único que consiguieron es sacar a relucir la total falta de seguridad jurídica reinante en el Gigante de las Indias.

Espero que pronto se cumplan la Constitución, el Pacto de San José de Costa Rica y la ley en el caso de Ronaldinho y en otros que también están padeciendo penurias debido al fanatismo a la injusticia por parte de las autoridades del Paraguay.