Coronavirus: Taiwán hizo bien los deberes y es un ejemplo para el mundo

Apenas 180 kilómetros de mar separan a Taiwán de China, pero la pequeña isla logró contener con éxito al COVID-19. Gracias a las medidas adoptadas por el Gobierno y el compromiso ciudadano, los residentes del país asiático hoy pueden llevar una vida sin restricciones.

0
101
EJEMPLO. Taiwaneses en el metro (EFE).
EJEMPLO. Taiwaneses en el metro (EFE).
Espacio disponible

Antes que todos, ya en diciembre Taiwán desplegó las medidas preventivas cuando apenas en China se hablaba de la aparición del coronavirus. Incluso las disposiciones fueron contrarias a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

Hoy en la isla, el COVID-19 es un tema casi olvidado. Desde que empezó la pandemia hasta ahora, se registraron 349 casos importados que no tuvieron contacto alguno con la comunidad, 36 infectados en una embarcación y 55 contagios locales. El total de fallecidos en Taiwán es de 7.

Actualmente, Taiwán lleva más de un mes sin contagios locales, lo cual evidencia el éxito de las medidas adoptadas. Unas 61 personas se encuentran hasta el momento en cuarentena supervisada y otras 372 ya fueron sindicadas como recuperadas.

Desde el viernes 7 de febrero se cerraron todos los enlaces aéreos, permitiéndose solamente la entrada de taiwaneses y/o extranjeros residentes en la isla, en su mayoría estudiantes universitarios.

La situación generada en Taiwán permitió al Gobierno a no optar por confinamientos masivos de la población. Actividades como fiestas, restaurantes, bares y demás, nunca fueron prohibidas. Pero, siempre con el debido cuidado de las normas sanitarias.

“Saludos desde Taiwán. 34 días sin nuevos casos locales”, escribió este fin de semana Fernando Riveros, un estudiante paraguayo residente en el país asiático, adjuntando a su escrito un vídeo de una fiesta realizada con total normalidad.

El posteo fue ampliamente ponderado, ya que pensar en actividades similares en otras partes del mundo es sencillamente imposible, debido al avance del virus y las secuelas del mismo.

La entrada a sitios ya sean públicos o privados, se realizan con previa toma de temperatura y lavado de manos con desinfección con alcohol en gel. El uso de mascarillas es obligatorio en ciertos lugares, como transporte público, universidades y centros comerciales.