Flyers para tu emprendimiento

El Gobierno paraguayo cedió ante la presión de autoridades y población de ciudades fronterizas con Brasil quienes desde la semana pasada venían amenazando con un estallido social de continuar el cese de actividades comerciales con Brasil, situación que dejó en serios aprietos económicos a Ciudad del Este, Pedro Juan Caballero y Salto del Guairá.

Todo esto sucedió en el día que Paraguay registró un nuevo récord de muertes por coronavirus, con 29 caídos; el total de contagios se acerca a 35.000 y las previsiones del sector salud son nefastas. El sistema sanitario público hoy ya se encuentra colapsado y sin disponibilidad de camas de terapia intensiva.

Ya al arrancar la jornada, el Gobierno se mostraba abierto a negociar, una postura muy distinta a la inflexible que venía asumiendo hasta hace algunos días atrás en cuanto a la apertura del Puente de La Amistad, en Ciudad Este. El titular del Ejecutivo, Mario Abdo Benítez, tuvo que ceder (al igual que el ministro de Salud, Julio Mazzoleni) y decretó la «apertura total» del puente sin límite de cantidad de extranjeros.

El ministro del Interior, Euclides Acevedo, fue enviado por el presidente de la República para recordar a las autoridades locales de Alto Paraná que el Gobierno central acusó recibo de la «amorosa presión» que ejercieron. Por más de que trataron de disimular era muy evidente el malestar de Acevedo y los representantes de Salud en un contexto de vítores y hurras para el intendente Miguel Prieto y el gobernador, Roberto González Vaezquen.

Festejo

Tras darse el anuncio oficial, la alegría se apoderó de los manifestantes en las calles quienes festejaron la decisión. Se tiene previsto aplicar algunos protocolos y desde hoy ya habilitar el puente; mientras que para el próximo 26 se estima que ya no habrá mayores restricciones, una vez que los presidentes Marito y Bolsonaro se pongan de acuerdo en detalles.

En simultaneo, en Pedro Juan Caballero se desarrollaba una gran manifestación de comerciantes y empleados de negocios también exigiendo lo mismo; la apertura total del paso entre Brasil y Paraguay. Ni bien se conoció la noticia victoriosa de sus pares comerciantes en el Este, aumentó la presión y finalmente al finalizar la jornada, el Gobierno también cedió habilitar los pasos en Pedro Juan y Salto del Guairá.

Encarnación, que está en el mismo plano no corrió con igual suerte; pues el Gobierno argentino no tiene intenciones de levantar su cuarentena, por ahora.

De inmediato, agencia de viajes, aerolíneas y todo el sector de turismo y servicios en general se sumó la pedido de que Paraguay habilite sus fronteras y se restablezcan la actividades. Al abrirse frontera con Brasil, ya no tiene sentido mantener restricciones, argumentan.