Informe de gestión Abdo: viaje a un mundo maravilloso, pero más aburrido que chupar un clavo

-por Sergio Etcheverry

0
188

En algún momento califiqué a las interpelaciones (como la que se prepara para el presidente de ANDE) como un gran acto de masturbación política.
Quizás no siendo tan sexual, el informe de gestión presidencial que todos los 1 de julio tenemos que aguantar vendría a ser algo así como «espejito espejito, quién es el más bonito».
Y ya sabemos lo que va a pasar: nada. Un acto protocolar absolutamente inútil e innecesario, en el que cada cual dice lo que se le canta y cada quien piensa lo que se le ocurre.
Personalmente pienso que quien desgrana sin ton ni son una catarata de números, poco tiene que decir. El exceso de información nos paraliza y ya queremos decir que sí a todo para que se termine.
Nadie cambiará su forma de pensar: los acólitos del presidente aplaudirán y los demás dirán que está todo mal, que es una mentira. En el ranking de actos políticos inútiles, el informe de gestión debe figurar en los primeros puestos, seguramente.
Para más, las dotes como orador de nuestro mandatario distan de ser resaltantes: un tono cansino, aburrido, monocorde que nada inspira ni emociona. Casi casi como esas misas en las que se nota el hastío del sacerdote y seguramente, más aburrido que chupar un clavo o bailar con la hermana.
Personalmente creo que este acto debería ser otra cosa: ya que nadie va a convencer a nadie, algo más contundente como «sabemos que la estamos cagando en algunas cosas, pero seguiremos procurando», «el presente está jodido, pero nos recuperaremos pronto», «veré qué mierda pasó con los 1.600 millones de dólares», «perdón por las metidas de pata y las tragadas»… alguna metáfora futbolera y guerrera a las que somos tan adeptos y a otra cosa mariposa.
Y siguiendo en la licuadora prosística en la que nuestros líderes suelen embretarnos, la frase final, instando a rezarle a Jehová para luchar contra la corrupción… me parece que el Altísimo, en caso de disponer de tiempo, ha de tener cosas más importantes.
En todo caso, Abdo debería apelar a Astrea…