¿ITAIPÚ CAUSA NACIONAL O TRATADO SECRETO?

0
86

La Hidroeléctrica de Itaipú binacional es un recurso estratégico del Estado paraguayo y de los más importantes; es el petróleo guaraní, así como lo es también para nuestros hermanos brasileños.

Las causas Nacionales tienen que tener su base en el sentimiento Nacional, el cual nos hace ser paraguayos y nos une como conciudadanos de una misma Nación.

Una negociación de esta magnitud no se debe pergueñar entre cuatro paredes y al arbitrio y discrecionalidad de los muchachos prepotentes y quilomberos del barrio.

El ejercicio del poder no se agota en la detentación de fuerza, sino en la capacidad de conquista; primero de la conciencia y luego de los corazones de los ciudadanos, quienes inicicial y finalmente, son los mandantes y eventuales beneficiados o perjudicados por las decisiones que tomán los representantes o funcionarios, mandatarios, quienes estarán en la mesa de renegociación del tratado de Itaipú, causa Nacional.

Lo primero que el gobierno debería hacer es transparentar la documentación disponible, como el tratado, los anexos y las notas reversales. Así como todo cuanto sea útil para que llegue la información total y real a los ciudadanos.

Explicar en forma clara y simple dónde estamos parados ahora, que parte de la energía utilizamos y cuál es la parte que podremos usufructuar con el nuevo tratado.

El Presidente debería decirnos los puntos a ser negociados, los objetivos a los que el gobierno piensa que debemos llegar y poner a disposición, inclusive, un borrador del nuevo tratado, y el borrador de la contraparte brasilera. Pero esto ya ahora no después de firmado el nuevo tratado.

Una causa Nacional se construye con todos los sectores de la sociedad, hasta las comisiones de barrio tienen que participar. Ña Juana, Ña Petrona y Ña Clorodina tienen mucho que decir y aportar.

La renegociación del tratado no puede ser secreta, exclusiva ni excluyente. No puede ser otra vacuna secreta e ineficaz negociada con impunidad anticipada.

El pueblo paraguayo se merece respeto y consideración, ellos son los mandantes a quienes hay que rendir cuentas.

Y si después de realizar todas esas aclaraciones llegáramos como país a una encrucijada real y no inventada, se debería someter aquélla a un referéndum constitucional en favor de la soberanía, con una valoración e interpretación sistemática constitucional, que nos dice que la soberanía está por encima de obstáculos constitucionales que vedan el sometimiento de ciertos temas a referéndum.

Sopesando los bienes jurídicos constitucionales la soberanía reside en el pueblo y ésta prima sobre derechos y reservas de facultades de los poderes del Estado en las relaciones internacionales.

La transparencia y participación ciudadana siempre es mejor que el secretismo.

La transparencia o el secretismo pueden hacer la diferencia entre quedar en la historia como los forajidos que entregaron Itaipú o los patriotas que consiguieron lo mejor para el pueblo paraguayo, avalado por una participación amplia de todos los sectores de la Nación. A eso yo le llamaría una forma de gobernar honesta e inteligente, como tiene que ser un estadista.

Itaipú tiene muchos recursos para dar a conocer a los dos pueblos las documentaciones de las cuales hablamos, los puntos a ser negociados y las propuestas entorno a ellas.

Esto hoy en día es mucho más fácil gracias al Internet y otros medios de comunicación.

Hay tiempo de hacer las cosas bien y que la renegociación del tratado de Itaipú sea una verdadera causa Nacional.

- Advertisement - Instalación de vidrios templados

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.