Flyers para tu emprendimiento

X FILES

SI USTED TUVO UNA EXPERIENCIA PARANORMAL DE CUALQUIER TIPO O UNA EXPERIENCIA OVNI (AVISTAMIENTO, CONTACTO, ABDUCCIÓN, ETC.), NO DUDE EN COMUNICARSE CON ESTE PERIÓDICO.
WHATSAPP: (0986) 306 471 / contacto@elsemanario.news
QUEREMOS DAR A CONOCER SU HISTORIA

 

En 1995 Jorge Polanco llevaba ya 18 años como piloto de Aerolíneas Argentinas. El 31 de julio de ese año iba a vivir un momento que le cambió la vida para siempre . Ese día comandaba el vuelo 734 con destino a Bariloche, provincia de Río Negro (Argentina). En el momento en que hacía el acercamiento a la pista de la ciudad, se cortó la energía eléctrica y fallaron los radares del control aéreo. El piloto vio durante 15 minutos unas series de luces que se movían frente a su Boeing 727 . «Estaba aterrizando y tuve que hacer un plan de escape y volver a subir a 10.000 pies (3.000 m). Fue una maniobra difícil porque tenía de un lado la cordillera de los Andes y arriba un avión del Gendarmería que vio lo mismo que yo -cuenta Polanco a La Nación-, esas tres luces que formaban una especie de platillo, que emergió del lago Nahuel Huapi frente a mi nave».

Desde un avión de Gendarmería que esperaba para aterrizar 2.000 pies más arriba que la nave de Aerolíneas también vieron las luces. Pero los dos tripulantes de esa nave ya murieron. El comandante de la fuerza, Juan Domingo Gaitán, en los diarios de esos días relató el avistaje: «Estando a 11.000 pies vimos sobre el lago Nahuel Huapi una luz de color ámbar que aumentaba y disminuía de intensidad desplazándose a gran velocidad hacia la cordillera». Y prosigue el relato del piloto casi como si le hubiera pasado ayer mismo y no hace 25 años: «En la cabina éramos tres. El copiloto y el ingeniero se quedaron petrificados. Tuve que hacer la maniobra solo y en constante comunicación con la torre de control, en la que los operadores estaban viendo lo mismo. Después de unos 15 minutos que a mí me parecieron horas desapareció, volvió la luz y pudimos aterrizar».

El Incidente Bariloche

Tras esta experiencia, Polanco siguió volando en Aerolíneas. Ascendió a jefe de pilotos y llegó a volar a Europa. Ahora, ya retirado, realiza viajes privados y trabaja para una aseguradora de aviones.

El caso fue conocido y contado por los diarios de la época como «Incidente Bariloche». En los diarios de esos días se contó que el 31 de julio de 1995 una luz siguió durante 15 minutos al vuelo 734 de Aerolíneas Argentinas. Según comentaron en el aeropuerto, durante ese cuarto de hora, que coincidió con un apagón eléctrico en toda la ciudad de Bariloche, los instrumentos de la torre de control fallaron. Esa noche, tras aterrizar y escribir el informe, Polanco volvió a Buenos Aires con el mismo avión. «Me sentía como si me hubieran sacado toda la energía. ¿Viste cuando tenés un ataque al hígado o te pegan muchas trompadas? Me dolía todo el cuerpo. Esa noche se lo conté a quien en ese momento era mi mujer y no me creyó, me dijo que aflojara con el vino «.

Al otro día, desde temprano empezó el raid mediático de Polanco. El piloto relató su encuentro con el ovni en los programas de Chiche Gelblung, Mauro Viale y hasta se sentó a almorzar con Mirtha Legrand. «No es que lo vi yo solo y se me ocurrió hacer una maniobra riesgosa con el avión cargado con 100 pasajeros -argumenta el piloto-. Lo vio el avión de Gendarmería que estaba más arriba, en la torre de control y hasta una pareja que vivía cerca del aeropuerto y justo había salido».

Sin certezas, Polanco tiene una teoría: «En mi avión iban unos 30 físicos nucleares a un evento en Bariloche. Creo que sin darnos cuenta hay otro mundo que nos está controlando y supervisando para que no nos matemos entre nosotros «.