El candidato presidencial de la oposición de Uganda, Robert Kyagulanyi (38), conocido popularmente como Bobi Wine, y su equipo de campaña fueron arrestados en Kalangala, en la región central del país, escribió Wina en una publicación en Twitter.

Los arrestos del miércoles provocaron protestas en un campo en la isla Kalangala en el lago Victoria, donde estaba estacionado un helicóptero y que los partidarios de Wine dijeron que creían que se usaría para llevarlo de regreso a la capital, Kampala. La policía lanzó gases lacrimógenos contra la multitud que protestaba. «Están disparando incluso ahora para dispersar a la gente que se reúne en las carreteras», dijo un testigo, que no quiso dar su nombre por razones de seguridad, a la agencia de noticias Reuters.

Wine se ha convertido en el principal rival del presidente Yoweri Museveni, de 76 años, en las elecciones presidenciales del 14 de enero. Joel Senyonyi, portavoz del partido Plataforma de Unidad Nacional, de Wine, dijo: “Sí, la policía lo arrestó junto con todo su equipo de campaña. Ellos (la policía) los metieron en camiones de la policía y comenzaron a conducir, pero no sabemos a dónde los llevan». La policía desestimó los informes de los arrestos y dijo que tenían imágenes de CCTV de sus partidarios desinflando neumáticos de vehículos motorizados de la policía, incitando a la violencia y obstruyendo a los agentes de servicio. «El candidato fue reprimido por realizar continuas manifestaciones masivas en medio de las crecientes amenazas del coronavirus, sin tener en cuenta las directrices de la comisión electoral y del Ministerio de Salud», dijo la policía en su página de Facebook. «Lo van a trasladar a su casa en Magere, Kampala».

CANDIDATO. Wine se ha convertido en el principal rival del presidente Museveni.

En noviembre, al menos 54 personas murieron después de que estallaran las protestas tras la breve detención de Wine por presunta violación de las medidas de distanciamiento social. La policía en ese momento dijo que había arrestado a casi 600 personas y acusado a manifestantes de disturbios y saqueos.

Los expertos en derechos humanos de las Naciones Unidas instaron a Uganda el martes a frenar a las fuerzas de seguridad violentas y retirar los cargos contra opositores políticos y activistas arrestados en lo que los expertos llamaron una represión electoral.