Flyers para tu emprendimiento

Las startups de Silicon Valley están fijando políticas de oficinas libres de zapatos, accediendo a los empleados pasar la jornada laboral en zapatillas, medias o incluso descalzos. Es una cultura de Silicon Valley el no llevar zapatos en la oficina. El mundo de la tecnología se ha vinculado a un uniforme de trabajo muy particular: championes, camiseta o remera, y jeans. Esa informalidad se ha impregnado el entorno de las oficinas, y estas empresas emergentes o startups, en Silicon Valley se han ganado la fama de adoptar beneficios inusuales en sus oficinas para competir por el mejor y más brillante talento tecnológico. Ya son famosos los almuerzos gratuitos, los cuartos de siestas, las clases de fitness y masajes gratuitos, y las oficinas que admiten perros. ¿Por qué?, o, mejor dicho: ¿por qué no?

Reglamento de salud

Trabajar descalso. Nuevas políticas de oficinas "libres de zapatos".
Las startups de Silicon Valley están fijando políticas de oficinas libres de zapatos, accediendo a los empleados pasar la jornada laboral en zapatillas o descalzos.

Gusto y Notion, son dos nuevas empresas de software, de esas que hacen de entre tantas cosas como aplicaciones para cualquier tipo de dispositivo tecnológico, prefieren estar muy lejos de las oficinas de antaño, en las que se aplicaban estrictos códigos de vestimenta y en las que recorrer por la oficina en pantalones jeans, por no hablar de ir descalzo, se justificaba para que te enviaran a casa.
En cuanto a ir descalzo a trabajar, ¿es una violación del reglamento de salud? Resulta que no lo es, según el Departamento de Salud Pública de San Francisco.

¿Por qué?

Se ha convertido en una forma de atraer a los recién egresados en el campo de la tecnología: es más probable que ellos te acompañen si no tienen que deshacerse de la sudadera con capucha para cambiarla por una chaqueta de traje o cambiar su sofá por una silla de escritorio rígida.

Una razón muy sencilla: los CEO crecieron en hogares en los que no se permitía el uso de zapatos. Pero ahora algunos de esos beneficios ya incluyen pasearse por la oficina en pantuflas o medias, o descalzos.

Pero si los espacios de trabajo libres de zapatos se van a convertir en una realidad, solo puede suceder en el mundo tecnológico. A los empresarios no les importa tu aspecto cuando realmente trabajas, siempre y cuando estés produciendo resultados.

Es la última moda de la cultura de las empresas de la región