PLOP!!

0
39

* Como todo candidato, nuestro Presidente Coso transitó la campaña llenándose la boca de promesas. Nada grave, porque él sabía que nosotros sabíamos que no es una persona para tomar al pie de la letra. Después de asumir siguió con esa costumbre. De hecho, hubo momentos en que llegamos a considerarlo un Presidente Coso prometedor. Eso sí que es grave: nuestro despiste. Pues bien, el Presidente Coso nos prometió, como principal objetivo de su mandato, gobernar con todos y para todos. Recuerdo que me cayeron lágrimas de emoción al escucharlo. A dos años de esas palabras conmovedoras, el país está más dividido que nunca. Incluso, gracias a él, agrandamos la brecha (y aquí uso “brecha”, en vez de “grieta”, para no copiar a nuestros vecinos del otro lado del charco). Una falla geológica que a mí, lo reconozco, me sorprende y me mete miedo. Yo iría llamando a los bomberos.

*El país está “cartesiado”. A pesar de haber dejado la Presidencia, el tipo hace cualquier cosa para ser permanentemente noticia… mala noticia, pero el tipo logra que se hable de él. Esto se conoce como síndrome de Napoleón, aunque ni “su majestad imperial” tenía tanta prensa como Horacio.

*Y para demostrar lo antedicho, solo recordemos lo que dijo hace un tiempo Santi “Camaleón” Peña de su ídolo: “El expresidente Horacio Cartes probablemente es la figura más analizada en la historia del Paraguay y nunca se ha podido demostrar ninguna de las acusaciones, que han sido de las más disparatadas posibles”. Ahí nomás saltó desde su tumba el Mariscal López reclamando su lugar en la historia.

*Estas dos frases de Groucho Marx describen filosóficamente la vida política del Paraguay: «El que nace pobre y feo, tiene grandes posibilidades de que al crecer… se le desarrollen ambas condiciones», «Desde el momento en que agarré su libro me caí al suelo matándome de risa. Algún día espero leerlo». Se entiende, ¿verdad?

*¡Qué quilombo la justicia en nuestro país! Tanto es así que estoy convencido de que existen dos tipos de justicia: una que resuelve el caso y se llama Injusticia y otra que te pone en lista de espera junto a los otros casos y se llama Sin Justicia.