fbpx
sábado 19 junio 2021

Vidrio templado y laminado: diferencias y usos

Must read

Aunque puedan parecer todos iguales, existen diferentes tipos de vidrio en función de cómo se hayan fabricado. Dos de los más demandados para el hogar son el vidrio laminado y el templado que, si bien tienen algunas cosas en común (ambos son vidrios de seguridad), son bastante distintos.

Diferencias

La principal diferencia entre el vidrio templado y laminado está en su forma de fabricación. El templado se crea a partir del proceso del vidrio base monolítico, que se manufactura a la medida deseada para posteriormente someterlo a un tratamiento térmico especial (templado). El vidrio se calienta a unos 650 grados hasta quedar plastificado y después se enfría bruscamente con aire, consiguiendo una mayor resistencia estructural. El vidrio laminado, por su parte, se compone de dos o más hojas de vidrio monolítico unidas entre sí por una o varias láminas de PVB (butiral de polivinilo). Aunque se suele usar el PVB la lámina intermedia también puede ser de otros materiales como resina, EVA, policarbonatos…

Por otro lado, si bien ambos tipos de vidrio están calificados como de seguridad, su mecanismo para evitar accidentes y cortes no es el mismo. En el caso del templado, el vidrio se fragmenta en pequeños trozos redondeados para reducir la posibilidad de que resulten cortantes y peligrosos. Por su parte, cuando el laminado se rompe, los pedazos permanecen adheridos a la lámina intermedia de PVB, evitando así su caída.

Características del vidrio templado

*Es entre 4 y 5 veces más resistente que el vidrio regular.
*Tiene mayor resistencia térmica que el vidrio básico.
*Al fragmentarse lo hace en pequeños trozos, disminuyendo el riesgo de cortes y facilitando su limpieza.

Características del vidrio laminado

*Tiene amplia resistencia a la penetración.
*Es muy seguro, ya que al romperse el vidrio permanece pegado a la hoja intermedia.
*Resiste muy bien los golpes gracias a la elasticidad del pegamento PVB.
*A pesar de la existencia de una lámina intermedia de PVB u otro material, no se alteran cualidades del vidrio como la transparencia o la durabilidad.
*Se pueden elegir diferentes opacidades para las láminas e incluso ponerlas de colores.

Uso del vidrio templado y laminado

Debido a sus diferencias, a la hora de colocar un vidrio en el hogar hay que tener en cuenta para qué se necesita. El templado está recomendado para:

*Puertas correderas y abatibles: las puertas necesitan un vidrio con ciertos comportamientos mecánicos, que gire sobre bisagras, puntos de giro… por lo que se suele elegir el vidrio templado.
*Barandillas interiores y exteriores si el vidrio va abotonado y enganchado con herrajes interiormente.
*Mamparas de ducha: lo habitual es usar un vidrio templado aunque, si solo se necesita una estructura sin taladros ni manufactura adicional, se puede usar el laminado.
*División de ambientes y vitrinas.

El laminado está recomendado para:

*Barandillas interiores y exteriores si no van a utilizarse soportes metálicos o si existe riesgo de caída.
*Escalones y superficies pisables: lo ideal es usar un bloque compacto laminando varios vidrios monolíticos templados o sin templar.
*Fachadas acristaladas de edificios.

Para las ventanas de doble acristalamiento se puede usar tanto templado como laminado, ya que lo importante es que sea un vidrio de seguridad. Por otro lado, hay que tener en cuenta que ambos tipos de vidrio se pueden combinar, dando lugar a un cristal laminado elaborado a partir de varias hojas de vidrio templado.

¿Dónde puedo solicitar asesoramiento? clic aquí

- Advertisement -spot_img

More articles

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisement -spot_img

Latest article

Volver
WhatsApp
Telegram
Skype
Messenger
Viber
Correo electrónico
A %d blogueros les gusta esto: