RINCÓN DEL VYROREI: Octubre Rosa – por Pabla Thomen

0
479
Pabla y Chiruzo

Octubre Rosa, el mes del cáncer de mamas. Un mes para recordar la importancia de la prevención de este mal con uno de los mayores porcentajes, entre los diferentes tipos de cáncer, de muertes de mujeres diagnosticadas con esta enfermedad.

En redes sociales uno encuentra todo tipo de personas, pero me gustan las que transmiten positivismo pese a que no están pasando un buen momento. Me ha tocado empatizar con tres que están batallando con diferentes tipos de cáncer. No las conozco en persona ni conozco mucho de sus vidas pero sé lo suficiente para saber con exactitud que no es uno de sus mejores momentos. No utilizan las redes para victimizarse sino para transmitir fortaleza con sus mensajes que minimizan los problemas que pudiéramos estar atravesando y nos hace agradecer a Dios y a la vida por nuestra salud.

Todos hemos tenido algún familiar, amigo, o conocido que ha padecido o padece esta enfermedad. A cualquiera le puede tocar lidiar con ella.

El cáncer no solo afecta en lo físico sino también en lo mental, emocional de la persona y de sus familiares. Mi mamá padeció depresión y uno de sus miedos era el cáncer. En uno de sus controles médicos, el profesional me sugiere que ella vea un mastólogo por unos nódulos que le encontraron en el seno. Yo, conociendo sus miedos debía usar las palabras correctas para no asustarla. No dio resultado. Se tomó el primer colectivo que la llevó de vuelta a casa en Concepción. Se escapó. Un año después ella falleció, de cáncer. Pero no de mama, sino de las vías biliares. Su miedo se hizo realidad. No quiso ver sus síntomas, decía que eran vyrorei o los aludía a su depresión. Y al resto de nosotros nos convenció de eso. Fue tarde cuando nos dimos cuenta. Me consuela que fue rápido y que no sintió dolor. Pero son los familiares que quedan con el dolor y la culpa de poder haber hecho más para salvarla.

El cáncer no es como un virus que con una vacuna quedamos inmunes. Lastimosamente siempre existirá y seguiremos conociendo más casos. Pero una de las maneras de evitarlo es la prevención con chequeos médicos regulares, autoexamen en las mamas. Conociendo nuestro cuerpo y saber interpretar cualquier señal que nos alerte de que algo que no está bien nos puede dar tiempo para un rápido diagnóstico de cualquier enfermedad.

Por Vivi, por Dante, por Jess, por Noelia, que no han bajado sus brazos y no dan por terminada esta batalla.

Y por quienes no la pudieron ganar: Nati Martínez y María Concepción, mi mamá.

- Advertisement - Instalación de vidrios templados

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.